martes, 18 de agosto de 2009

Nuevo edificio legislativo avanza más rápido que Nueva Cinchona

Que agilidad, que dinamismo, que buena capacidad tiene el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) en el proceso de compra de terrenos para la construcción del nuevo edificio para la Asamblea Legislativa.

 

Y es que según indica el día de hoy (18/8/2009) La Nación, dicha entidad bancaria ya “contrató la firma de bienes raíces Colliers S.A. para que supervise la compra de (dichos) terrenos…”.

 

Que lástima, que con el mismo atino no se ha manejado la compra de terrenos para dotar de una vivienda a las familias de Cinchona y alrededores, que perdieron sus propiedades luego del terremoto del pasado 8 de enero.

 

El nuevo inmueble del congreso, le costará al país unos $96 millones, además del arrendamiento mensual de $1 millón que el estado deberá pagarle al BCIE por 15 años –que negocio más extraño-.

 

A pesar de este elevado costo, el gobierno le ha dado mayor agilidad al proceso de adquisición de los terrenos para el congreso, que a la construcción de viviendas en Nueva Cinchona.

 

El pueblo será quien termine pagando ambos gastos, pero, ¿cuál de los dos gastos es más importante para el soberano? ¿una nueva oficina para Francisco Pacheco, Fernando Sánchez y sus compañeros? o por el contrario, ¿un lugar digno donde puedan vivir nuestros compatriotas de Cinchona?

 

Es por esto, que para mi concepto, la palabra soberano, con la que se llama al pueblo, no deja de ser tan solo una palabra.

1 comentario:

republicacitrica dijo...

Mirá, no podés mezclar chayotes con mangos.

Es imposible destinar presupuestos de una cosa para otra. Entiendo su preocupación por las personas de Cinchona. Pero no se pueden mezclar las cosas.

Este tipo de préstamo que realizará el BCIE 1) No es de interés social, 2)Procura dotar de infraestructura a un poder de la República, 3)Los recursos destinados solo se pueden usar para lo que fueron solicitados.

Como periodista se debe ser equilibrado y tener conocimiento del funcionamiento de las instituciones del Estado. Los presupuestos, los préstamos, etc no se mueven a gusto de ningún Gobierno. Primero pasan por Asamblea Legislativa y Contraloría General de la República.

Y con respecto a Cinchona... las cosas no caen del cielo. A todos nos preocupan nuestros compatriotas que perdieron todo, pero una cosa es la solidaridad y otra cosa es resolverle la vida a las personas.